Hola, bienvenidos a este espacio que quiere ser un cuaderno abierto donde podáis acercaros a los proyectos y actividades que están en marcha y al registro de algunos de mis trabajos.

Aquí encontraréis a la Eva poeta, a la dramaturga, a la directora de escena, a la ceramista, a la fotógrafa, a la profesora ...

También tengo otro espacio que es para mí un territorio vivo de creación. Se llama evahibernialaperegrina.blospot.com y los viajeros ávidos de sorpresas y buena compañía son siempre bien recibidos.

Para todos buena estrella y paz en los corazones.

jueves, 2 de mayo de 2013

BIG WILL SHAKESPEARE_cuaderno de ensayos_cap4_ de Londres al Nilo

foto de Eva Hibernia



Cada día, al comenzar, hay un pequeño rito ante el espejo. Las actrices trabajan sobre su rostro la máscara de las Witches, las cabareteras que van a ir asumiendo los personajes de la rica fauna shakesperiana.  Montse, nuestra mezzosoprano, utiliza el trayecto de venida para ir calentando la voz, y ya en la sala, las actrices se desentumecen de estas extrañas mañanas de lluvia y de sol, ahora frías, ahora calientes, repasando partituras y agilizando dedos por teclas y cuerdas.


foto de Eva Hibernia

Las Witches van tomando cada vez más autoridad en escena, más carnadura. Su cosmos en la orquestina es el verdadero corazón espacial de nuestra taberna-escenario. Desde allí se comienza el espectáculo  y se bombean las escenas, ellas se expanden por todo el espacio para después recogerse de nuevo en ese centro, para de nuevo volverse a abrir a las diagonales, a las rupturas de cuarta pared, a los múltiples microcosmos que vamos creando bajo la convocatoria milagrosa de la palabra y la imaginación: ¡al puro estilo isabelino!

Las prostitutas de Londres hablan de su papel en el teatro. Foto de Eva Hibernia

Habitamos Londres y eso conlleva no solo jugar a que estamos en presente en ese Londres mítico de nuestro autor,  por encima de todo significa crear una proximidad con el público especial, desdibujar cada vez más la orilla entre escenario y público de tal manera que todos estemos inmersos en el mismo sueño, el prolongado sueño de nuestra noche de teatro. Igual que los teatros londinenses eran de los pocos espacios públicos donde podían coincidir distintas clases sociales, en nuestro Londres tienen voz prostitutas y la mujer con más poder de aquel tiempo: la Reina Elisabeth I, todas tienen palabras y una opinión sobre cómo vive cada cuál, en su condición, el placer del teatro.

Con todos ustedes la Reina Elisabeth I. Foto de Eva Hibernia


Nos entusiasmamos con el texto de Marco Antonio y Cleopatra, por su belleza exquisita. Acompañamos las sensuales y fogosas palabras de amor con el aliento del saxo. Al principio a Berta se le hacía extraño ser una Cleopatra con un saxo al cuello, ahora, el instrumento brillante, baila, respira y es una parte más de su cuerpo, sinuoso, anhelante.

Marco Antonio y Cleopatra. Foto de Eva Hibernia